Ir al contenido

Antonio Arroyo el prestamista: historia de una estafa

Considerado el "mayor estafador de hipotecas de España", Antonio Arroyo Arroyo tenía la fórmula para defraudar millones de euros.


Antonio el prestamista

El prestamista usurero Antonio Arroyo está considerado como el “mayor usurero de España” y la Policía lo definió en su momento como “el mayor estafador hipotecario” del país. En la actualidad cumple condena por numerosos casos de estafa al ser la cabeza más visible de varios entramados como el que mantiene también bajo prisión a José Luis Aneri e Iván Losada.

Los tres tuvieron que declarar ante la Unidad de Delicuencia Económica y Fiscal (UDEF) por conseguir subvenciones públicas para la concesión de cursos de formación para parados.




No obstante, su principal actividad delictiva era la concesión de préstamos abusivos a personas que necesitaban con urgencia ese dinero. Acusado de conceder créditos en condiciones abusivas, coartando y ocultando información a sus clientes, el prestamista Antonio Arroyo paga ahora todo el daño causado a cientos de familias.

Peritos y notarios cómplices necesarios de la trama

Durante su etapa de prestamista usurero, aprovechaba la desesperación de las familias por obtener dinero rápido y sin exigencias para engañarlas. Desde su posición de privilegio las invitaba a firmar contratos de préstamos que eran una auténtica ruina a largo plazo. La situación límite de algunas personas en busca de financiación, la labia de Arroyo y la concesión de préstamos a personas en Asnef y sin nómina hicieron el resto.

Preocupados por su situación financiera, estas víctimas no se preocupaban de la letra pequeña y Arroyo, con la ayuda de un notario involucrado en la trama, sacaba réditos de estos préstamos con unas sanciones por impago abusivas. La estafa llegaba a la hora de firmar el contrato del crédito hipotecario. Los clientes, sin saberlo, firmaban por el doble de la cantidad recibida en mano.

Si se percataban del error, se aludía a una cuestión técnica y se prometía que la cantidad restante sería entregada semanas más tarde. Este segundo pago, afirman los afectados, nunca llegaba. Acababan de entrar en una peligrosa rueda de deuda, impagos y fraudes.

Para captar a más clientes existía una densa red de intermediarios de los que el prestamista Antonio Arroyo dice no saber nada. El estafador afirma “ignorar” si el cliente llegaba a un acuerdo con el intermediario y señala que el desfase entre el dinero contratado y el dinero recibido se debe a una comisión de esos intermediarios. Durante los años más dañinos de la crisis llegaba a realizar 70 operaciones al mes.

La plataforma Stop Estafadores le ha denunciado en múltiples ocasiones

Ya en 2012 estuvo detenido y tuvo que hacer frente a decenas de denuncias por presunta estafa. Durante el proceso Antonio Arroyo el prestamista pedía fotos de la casa, información sobre la vivienda y no le importaba tener nómina, aval o ingresos. Una casa libre de cargas es el único requisito que ponían los intermediarios.

Creaba empresas para distraer la atención y el seguimiento de la policía, carpinterías, industrias metalúrgicas, que se quedaban con los pisos. Daba parte del dinero por adelantado en metálico y sin la presencia del notario. La situación era dantesca y encima presuntuosa.

En la escritura ponía otra cantidad del dinero otorgado. Si no pagaban en menos de seis meses, podían quedarse con su vivienda. La casa del aval, además, era tasada a la baja de su valor de mercado. Por otro lado, las cuotas hay que pagarlas en mano. Su estrategia consiste en intentar que las familias prestatarias no asuman el pago de las mensualidades, de hecho no cogía el teléfono y trataba de evitar a los prestamistas. Cuando pasa el plazo de devolución los intereses se disparan y es imposible pagar. Llegó a amasar una fortuna de 50 millones de euros en edificios.

En abril de 2017 fue absuelto de un delito de estafa por un préstamo de 6.000 euros. En ese momento el prestamista contaba con 216 propiedades a su nombre y 312 vinculadas a un entramado empresarial propio. Había concedido más de 500 préstamos hipotecarios y tenía abiertas 50 denuncias por estafa. La fiscal de la Audiencia Provincial de Madrid apoyó el fallo del juez y apoyo la absolución de Antonio Arroyo al entender que el delito había prescrito (2009 a 2013). En junio de ese mismo año ya no pudo evitar su entrada en prisión de manera provisional y desde pero una vez más ha conseguido evadirse de la justicia.

En estos momentos el presidente de la asociación Stop Estafadores tiene varias querellas abiertas con las que esperan se dicte una condena ejemplar.

Antonio Santiago Cortés, el usurero de Andalucía

Otro caso polémico ha sido el del prestamista andaluz Antonio Santiago Cortés. Residente en Granada, destacaba por su frialdad a la hora de conceder préstamos. Denunciado por extorsión y estafa en 2009, se consideraba a sí mismo como un “benefactor social” y presumía de dar préstamos rápidos preconcebidos a “40 o 50 empresarios y sus familias” en Andalucía. En cuanto a su forma de negocio, los investigadores han concluido que cobraba un 10% mensual sobre la cantidad pactada en concepto de intereses. La deuda, por tanto, se abona en un solo pago cuando el prestatario consigue reunir toda la cantidad. En caso de retraso, el montante aumentaba otro 10%







Sobre Prestamistas.online

PRESTAMISTAS.ONLINE es un servicio web que te ayuda a encontrar los mejores préstamos online del mercado financiero. Con Prestamistas.online puedes configurar rápido y fácilmente en base a las necesidades financieras que tengas la mejor información sobre financiación.


Confianza Online

Ciudades Españolas

Encuentra financiación en las siguientes ciudades de españa: Madrid, Barcelona, Las palmas, Sevilla, Cadiz, Zaragoza, Valencia, Valladolid, Malaga, Murcia, Alicante, Palma de mallorca, Cuenca, Albacete, Teruel, Granada...